La emergencia que se respira con las manos sobre los ojos

Hoy, 7 de septiembre, es el Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul, nombre rimbombante para un día que tiene por objetivo resaltar la importancia del problema masivo que significa la contaminación del aire. Fue instituido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y es conmemorado por organizaciones y activistas para informar sobre las problemáticas de la contaminación del aire. Así que hoy te voy a contar de esto y más, con toda la urgencia que el tema merece.

¿A quien afecta la contaminación del aire?

La contaminación atmosférica es el mayor riesgo ambiental para la salud humana y de otras especies animales, y una de las principales causas evitables de muertes y enfermedades en todo el mundo.

De acuerdo con la ONU, la contaminación del aire es responsable de aproximadamente 6.5 millones de muertes anuales prematuras (según datos de 2016) atribuidas a la contaminación atmosférica en interiores y al aire libre. Eso es más que todas las muertes por Covid 19 que se han acumulado en los últimos años hasta hoy (4.5 millones). Lo que significa que la contaminación atmosférica es mucho más mortal que el COVID-19. Además, una multitud de estudios muestran que la exposición a la contaminación del aire está asociada con un mayor riesgo de infección y muerte por COVID-19. A pesar de esto, las medidas frente a la contaminación atmosférica son escasas y la información al respecto es insuficiente.

La contaminación atmosférica afecta de manera desproporcionada a las mujeres, lxs niñxs y las personas de edad avanzada y tiene efectos negativos en los ecosistemas. También coadyuva a la proliferación de otras enfermedades al dañar el sistema inmunológico y dar lugar a tasas más altas de enfermedades cardíacas (principal causa de muerte en el mundo) y trastornos metabólicos como la diabetes.

En los países afectados por la explotación capitalista (mal llamados “en vías de desarrollo”), este tipo de contaminación afecta en particular a las poblaciones pobres, todo lo cual aumenta la vulnerabilidad de grupos marginales y el racismo medioambiental.

La contaminación atmosférica es un problema mundial que tiene repercusiones mortales y de largo alcance debido a su vasta propagación. Por ello urge una intervención agresiva y radical, puesto que el número de muertes causadas por la contaminación del aire va en camino de aumentar 50 por ciento en los próximos 20 años.

 

¿Quiénes son los responsables de la contaminación atmosférica?

Los principales responsables de esta contaminación son: la ganadería, los combustibles fósiles, la minería y las fábricas (en ese orden de inferencia); pero es la sociedad y todas las especies animales quienes tienen que soportar los elevados costos de esta contaminación empresarial.

¿Por qué estamos frente a una emergencia planetaria?

La mala calidad del aire plantea un problema en el contexto del desarrollo sostenible para todos los países y todas las comunidades.

Los costos a la salud y al equilibrio ecológico son muy altos, mientras que la comunidad internacional ha sido inconsciente e irresponsable respecto a las medidas de mitigación del cambio climático que son necesarias para mejorar la calidad del aire.

No es posible posponer la emergencia climática ni podemos subestimar los beneficios que supondría invertir en el control de dicha contaminación. La salud y la ética son infinitamente más importantes que la justificación económica en beneficio de empresarios.

La emergencia climática es la emergencia del metano, explicamos con urgencia la comunidad científica, puesto que el metano es diez veces más potente que el CO2 y su principal causante es la industria ganadera, por lo que: la emergencia climática es la emergencia provocada por la industria ganadera.

Al contrario del CO2 que se proyecta que provocará catástrofes para este siglo, las proyecciones sobre el metano proyectan que las catástrofes sucederán en esta década. El metano es hasta 115 veces más poderoso que el CO2, lo que significa que tiene potencial de destrucción masiva.

La insuficiencia comunicacional y el desfalco global. ¿Por qué defender empresas y no la salud?

Sí, seguro has escuchado que los combustibles fósiles también generan metano, pero el centro de la discusión debe ser la industria ganadera, dado que es esta la que genera la mayor cantidad de metano y la que perpetúa la violencia especista sobre la vida de millones de animales.

Lo que es probable que no hayas escuchado es que JBS, Tyson, Cargill, Dairy Farmers of America y Fonterra (las principales empresas ganaderas en el mundo) producen muchas más emisiones de metano que las grandes empresas que comercian con combustibles fósiles como Exxon, Shell o BP.

¿Hay que defender a las petroleras y gasolineras? No, pero tampoco a la industria ganadera que está provocando este desastre. Explotar animales para producir carne, leche y huevos no es sostenible e impacta masivamente al ambiente y a la salud humana.

Además, la ganadería es la principal forma de violencia especista (sistema de explotación y discriminación de otras especies animales) y en un contexto en el que se sabe que todxs lxs animales (incluyéndonos) tienen consciencia y son seres sintientes, es absolutamente inadmisible perpetuar su explotación y asesinatos. No, las costumbres y la “cultura” no son más importantes que la vida de nadie.

Los estados miembros de la ONU dicen asumir la existente necesidad de reducir considerablemente el número de muertes y enfermedades causadas por la contaminación del aire, el agua y el suelo de aquí a 2030, y de reducir el impacto ambiental negativo per cápita de las ciudades, incluso prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos municipales y de otro tipo de aquí a 2030. Sin embargo, estas intenciones se traducen en palabras vacías cuando claramente vemos que los objetivos a 10 años son insuficientes y casi nulos tomando en consideración que el momento para detener la contaminación es ahora.

Otra cosa que no escuchamos con suficiente frecuencia es que se espera una enfermedad zoonótica pandémica, con mucho mayor índice de mortalidad y contagio, en los próximos diez años, la cual, como las demás enfermedades, estará potenciada por la contaminación del aire.

Soluciones radicales y absolutamente lógicas y necesarias

El aire limpio es importante para la salud y la vida cotidiana de todxs en el planeta, y la contaminación atmosférica es el mayor riesgo ambiental para la salud humana y una de las principales causas de muerte y enfermedad en todo el mundo que se podrían evitar.

Para detener un problema es necesario detener sus causas, no reducirlas. Reducir no es controlar. Y revertir los daños requiere de aún más esfuerzos.

Las actividades de la ganadería deben detenerse ya y es urgente una transición a una alimentación cien por ciento basada en plantas para eso.

También es urgente una transición energética que no esté basada en combustibles fósiles, detener el extractivismo y toda forma de explotación capitalista.

Es innegable que la protección de los intereses capitalistas es la que nos ha llevado a esta crisis planetaria y no es posible seguir actuando como si esta no fuera una emergencia que requiere del esfuerzo de todxs para modificar las prácticas de empresarixs y gobernantes.

La alimentación especista (que incluye productos de la explotación animal) y las empresas capitalistas están matando a todxs en el planeta. Este es el momento para actuar y sí disponemos de soluciones eficaces para hacer frente a la contaminación atmosférica.

Este es un llamado urgente al cambio estructural en el sistema económico y alimentario, que debe empezar con la abolición de todos los subsidios a la ganadería y pesca, y la implementación de todos los impulsos a la alimentación basada en plantas y la producción agrícola ética.

 

¡Por un futuro! y por un futuro ético con #AireLimpioParaTodos.

 

Poli Sotomayor

7 de septiembre de 2021, en el marco del Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul.

 

Referencias

– Con Salud (2021), “La pandemia de Covid-19 destaca la urgente necesidad mundial de controlar la contaminación del aire”. Disponible en: https://www.consalud.es/pacientes/especial-coronavirus/pandemia-covid-19-destaca-urgente-necesidad-mundial-controlar-contaminacion-aire_95173_102.html

– Gilding, Paul (2021), “Why The Climate Emergency is now The Methane Emergency”, publicado originalmente por  The Cockatoo Chronicles, republicado el 25 de agosto de 2021 por Resilience.org.

Disponible en: https://www.resilience.org/stories/2021-08-25/why-the-climate-emergency-is-now-the-methane-emergency/

– ONU (2021), “Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul” . Disponible en:

https://www.un.org/es/observances/clean-air-day